My Cart
0,00 

Zarzamora

Desde pequeño he ido a recoger zarzarmoras al campo para hacer en casa mermelada… Pocas veces llegaba a buen puerto esa expedición pues la bolsa siempre que se llenaba, volvía a vaciarse… cosas que pasan…
Zarzamora evoca a largos paseos por el monte, tranquilidad, paciencia, una tarde que no acaba
( pero no por el trabajo eh?!), niñez, aprendizaje, risas, enseñar, disfrutar en definitiva.
Si bien este sentimiento quizás no se exprese en plantaciones comerciales, sí que se puede volver a disfrutarlo en el jardín, huerto, o incluso en tu propio balcón o terraza.
Tenemos zarzamoras sin espinas y con ( más o menos) espinas, erectas o o semierectas, dulces, y ácidas ( las perfectas para mermeladas), ¡incluso rojas!
Hasta hace poco tiempo las zarzamoras nos daban una sola cosecha pero ya os podemos ofrecer variedades reflorecientes que os puedan dar hasta dos cosechas, igual que ocurre con las frambuesas. Todo un mundo de posibilidades.
Ah! Y también ahora alguna variedad perfecta para balcones y terrazas, para su cultivo en maceta, para podernos dar una deliciosa fruta en un espacio reducido.
Con tantas posibilidades os podemos ofrecer un ábanico tanto a profesionales como a amateurs, las varieadades que más se podrán ajustar a vuestras demandas.

Al igual que a la frambuesa le gustan los suelos aireados y ricos en materia orgánica aunque tolera mejor que su parienta los suelos más duros, siempre que no se mantengan encharcados mucho tiempo.
Normalmente las plantaremos al sol, pero no contra una pared ya que el exceso de insolación puede quemar la fruta en días extremos del verano.
Tal y como hemos comentado, tenemos variedades erectas y semierectas: las primeras crecen y se mantienen erguidas por si mismas y las segundas crecen erguidas pero no se pueden mantener y empiezan a caerse. Tanto en unas como en las otras pero sobre todo en las otras os recomiento hacerles un soporte para amarrar las varas al mismo y que no caigan, bien por su propio peso o bien por el peso de la cosecha.
La floración es todo un espectáculo, flores blancas ( rosas en variedades como “Chester”), grandes , inmaculadas, que al cuajar nos darán una fruta que pasa de ser verde a roja (impresionante que matices de rojos) y finalmente se vuelven negras, listas para la cosecha. Y vereis que pedazo cosecha¡ las zarzamoras son superproductivas!
La recogida será entre los meses de Julio y Agosto ( incluso hasta Septiembre con variedades tardías) pero ahora se podrá alargar hasta Noviembre con las variedades remontantes o reflorecientes.
Cuando las zarzamoras sean para casa, os recomiendo recogerlas ( si os podeis resistir) bien maduras ya que justo al final de la maduración es cuando cogen el dulzor y todos los aromas específicos de esa variedad. Justo al cogerla con las manos, sin apenas hacer esfuerzo, se tiene que quedar la fruta en la mano.

Por el color de la fruta, ya sabemos que son ricos en antocianinas, antioxidantes potentes. Vitamina A , K, C , Betacarotenos y minerales: Hierro, Fosforo,Potasio, Magnesio, Calcio y zinc.
Sus propiedades son muy a tener en cuenta ya que ademas de ;
combatir diarreas, gastroenteritis, colitis y cólicos menstruales, es apropiado para enfermos febriles, igualmente para las afecciones bucales, gingivitis, estomatitis,faringitis y amigadalitis.
También son antiescorbúticas, corrige inflamaciones internas, fortifica la sangre, ayudando en casos de hemorroides, previene el reumatismo, evita la retención de líquidos ideal para las dietas, y la piel luce más bella y tersa…
Que pasada! Igual se pasan también un poco, pero es verdad que son muy interesantes para tenerlas en cuenta en nuestra dieta.
Ya sabeis, recordad esas tardes largas de antaño, cuando esteis saboreando esas zarzamoras propias. No os preocupeis de acabar con la camiseta morada; es el precio que hay que pagar por volver a la niñez!

Showing all 35 results